La vida sana: el nuevo paradigma

La vida sana ha arraigado de tal forma en la sociedad que se están creando unos patrones totalmente distintos a los que existían años atrás. Ahora todo el mundo mira la composición de los alimentos, su procedencia, la información nutricional y hasta el diseño del embalaje y es que el “somos lo que comemos” hoy ya no es teoría sino práctica.

Los consumidores quieren comprar sano y ecológico. Este escenario es el que las empresas y las marcas deben aceptar si quieren ganar compradores que cada día son más sanos y fidelizar a aquellos que han optado por tomar la vida de manera más natural.

En todo este proceso las frutas y verduras son las que han ganado mayor peso, antes a los niños e incluso los mayores había que obligarlos como si de una cláusula contractual se tratara a comer frutas y verduras una vez a la semana como mínimo. Hoy en día apenas empiezan su desarrollo saben de la necesidad de cuidarse, de una alimentación sana y de hábitos de vida saludables casi tanto como de smartphones, tablets y videojuegos.

Las frutas deshidratadas: un súper alimento

En este panorama uno de los alimentos que se ha puesto de moda son las frutas deshidratadas, gracias a la gran cantidad de beneficios que presentan.

La fruta deshidratada o fruta seca como también se le conoce habitualmente no es ni más ni menos que fruta natural como la que compramos a diario en el supermercado pero que tras pasar un proceso de deshidratación intenso reduce su contenido en agua al mínimo. La principal ventaja de este proceso es que la fruta sigue conservando sus propiedades, vitaminas y beneficios para la salud como si fuera fruta fresca.

Quizás también te interese:  Cómo Utilizar el Marketing de Contenidos de Comparaciones para Mejorar tu Posicionamiento SEO

Entre sus principales beneficios encontramos algunos tan importantes como:

  • Reducen el riesgo de sufrir cáncer, ya que impiden gracias a su gran cantidad de vitaminas y antioxidantes la oxidación de nuestro sistema y la inflamación crónica.
  • Previenen las enfermedades del corazón ya que reducen el colesterol e intervienen notablemente en los indicadores cardio-saludables.
  • Son ricos en fibra por lo que ayudan a mejorar nuestra salud intestinal
  • Protegen y refuerzan nuestra estructura ósea por su alto contenido en magnesio, calcio y vitamina k.
  • Y Tienen efectos positivos en el embarazo dado que las madres necesitan una mayor cantidad de nutrientes para alimentar a su bebé, un puñado de frutas deshidratadas al día son una excepcional fuente de nutrientes para ambos.

Podrás encontrar más información en la tienda especializada en fruta deshidratada: https://www.frutoo.com/es/

Entrada siguiente

El comercio electrónico y su implicación en el sector de la joyería y relojería

Lun Ene 22 , 2018
El comercio electrónico facturó este año pasado en torno a 25.000 millones de euros, una cifra mareante y que va en ascenso hace varios años. Esto deja claras y vistas para sentencia dos premisas: La primera y más importante es que la desconfianza de los consumidores y de la que […]

Otras noticias relacionadas