Sonidos del silencio: Hace varios meses, Gurleen, de 28 años, dejó su trabajo en la