Porque la primera impresión sí cuenta: Lo han repetido hasta la saciedad, y sin embargo, todavía existe quien