Marketing relacional ¿Cómo fidelizar al cliente?

Actualmente nos encontramos en la situación de que los mercados están saturados (de competencia y similitud en ofertas). Hay un exceso de entornos mediáticos además de un creciente enfoque de los precios debido a que los consumidores son cada vez más conocedores y exigentes.

Algo que se ha dejado claro en este sector del marketing es que si quieres que una empresa consiga beneficios a largo plazo debes ser competente y, en gran medida, depende de la calidad de las relaciones con los clientes.

Eso es lo que hoy en día se conoce como marketing relacional.

Este tipo de disciplina se basa en vínculos afianzados con los clientes ofreciéndoles un valor añadido.  Esos son factores clave para no perder el tren de la competitividad.

Las empresas que aplican el enfoque del Marketing relacional son aquellas que se preocupan por sus clientes y apuestan por invertir en ellos mejorando así su imagen de marca. Es muy apropiada para la gestión de las organizaciones que desean prestar un servicio basado en la excelencia.

Por eso, podemos decir que este Marketing puede identificarse con la cultura de calidad de servicio.

A pesar de incidir en estos conceptos, queremos recalcar que para implantar este tipo de marketing, que ofrece calidad de servicio, se debe dirigir hacia todo tipo de personas, es decir, tanto a clientes, empleados como a partners.

Todo ello tiene ventajas. El dirigirnos, tanto, a nuestros clientes supone un acercamiento y saber qué y cómo, cubrir sus necesidades y deseos.

Hay ciertos sectores que reniegan, de algún modo de aplicar, este tipo de marketing debido a que les parece algo familiar y poco profesional, pero este es un requisito para la evolución en el sector servicios ya que los clientes cada vez quieren un servicio más personalizado y atento.

Para la efectividad de esta estrategia de servicios, hay que tener en cuenta que requiere una gran involucración y coordinación por parte de todas las áreas de la empresa. Esta coordinación debe funcionar como un engranaje bien engrasado en el que todos traten de la misma forma al cliente y para ello hay que establecer una serie de normas y protocolo.

En el mercado actual, se puede observar que cuando los clientes tienen cualquier tipo de problema lo único que necesitan es que alguien les preste atención, les escuche e intente solucionar la situación.

Finalmente, lo que concluimos es que para la evolución y desarrollo de una política adecuada de empresa, lo que debemos hacer es tratar al cliente de manera personalizada y exclusiva atendiendo hasta las necesidades que no es consciente que tiene y, podemos satisfacer.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *