Quora: la base del conocimiento

quora2009. Hay que poner este año como referente digital para entender por qué en él se vivió una revolución que hoy, 7 años después, se empieza a entender como tal.

Pongamos contexto, un estudiante de la Philip Exeter Academy, en New Hapshire, se decide a poner en marcha una gran base de conocimiento a nivel global. Nació online en 2010 como una plataforma en la que pudieran publicarse artículos de interés general, pero sólo por expertos. Alejándose del concepto de Wikipedia en el que todo el mundo puede editar. Hoy en día 100.000.000 de visitas, sí, 100 millones de visitas avalan el trabajo de Adam D’Angelo.

Para comprender aún más la globalidad de este proyecto, hay que decir que más de la mitad de los usuarios que se conectan a Quora lo hacen desde fuera de Estados Unidos. De hecho, el reciente lanzamiento de su edición en Español viene de la mano del uso de la plataforma por parte de los Hispanohablantes.

El hecho de que fueran verdaderos expertos de reconocido prestigio los que contestaran las preguntas de lo susuarios le ha valido a esa red para posicionarse como uno de los lugares de referencia a la hora de plantear dudas con su consecuente y necesaria respuesta.

Insiste su fundador que lo que diferencia a Quora de cualquier otra plataforma como Yahoo Answers o Reddit es precisamente que sirve para divulgar conocimiento, pero no cualquiera, sino el más contrastado del planeta. No vale tanto lo que se vota como a quién se vota para darle la validez.

Con la llegada del Quora en castellano también se entiende que el modelo de negocio a futuro de D’Angelo es adaptar sus sistemas a otros idiomas, enriqueciendo así la experiencia del usuario que podría llegar a entender todo en su idioma nativo.

A esto hay que sumar que finalmente, frente a la poca publicidad que existía previamente, Quora se abrió a incluir más siempre que tuviese que ver con lo que se preguntaba. Es decir, pasamos también a un tipo de publicidad inteligente que pueda ser de utilidad al usuario en vez de provocarle rechazo.

Desde luego hay que seguir de cerca el desarrollo de esta plataforma porque el ex compañero de Zuckerberg parece tener muy claro que aún le queda mucho por programar y desarrollar.