Signos y síntomas de la primera pandemia sufrida en la era digital

Las cifras conocidas hasta ahora indican que las pérdidas económicas han sido cuantiosas en casi todos los sectores. Por supuesto, siempre hay quien en época de vacas flacas ha sabido hacer su agosto, al igual que existen otros sectores que no han visto mermada su actividad y sus ingresos en época de confinamiento, ni tampoco en la desescalada.

Pese a que no se trata de la primera pandemia sufrida y superada por la humanidad, si se trata de la primera que se produce en plena era digital, quizás por ese motivo ha tenido especial interés e impacto en el ecosistema digital.

El comercio online, que se había posicionado como el predilecto para determinados grupos de la sociedad, no ha hecho sino incrementarse durante el confinamiento, lo que ha motivado que muchos negocios de diferentes sectores hayan decidido invertir en marketing online para intentar paliar o al menos minimizar las pérdidas de sus empresas y negocios intentando ganar clientes a través de la red.

De hecho, los datos lo dejan claro, comparando la semana del 24 de marzo de 2019 con la misma del 2020, existe un incremento del 60% en venta de consumibles online en España, mientras que en países como Francia e Italia supera el 80%. Tener presencia en la red durante la pandemia, la desescalada y la nueva normalidad ha sido una apuesta segura.

Las oportunidades de negocio en el ecosistema digital son infinitas, sin embargo, no todo el mundo sabe cómo anunciarse en internet de forma efectiva y a un precio asequible, por lo que lo más inteligente es recurrir a profesionales que sabrán cómo aumentar la presencia del negocio en la red para aumentar el flujo de potenciales clientes, ayudarán a fidelizar clientes y a desarrollar promociones, todo ello con un único fin, que la economía no se resienta tanto como las previsiones indican.

Sectores como el del turismo, que han sufrido enormes pérdidas durante la pandemia, no se dan por vencidos y apuestan por una recuperación a principios de este verano.

La diferencia fundamental es que mientras que antes la mayoría de los turistas que recibía España eran extranjeros, ahora se espera que los españoles apuesten por el turismo nacional y echen una mano a los millones de españoles que viven de un sector que representa más del 13% del PIB español.

Se espera, por lo tanto, que al igual que en otros ámbitos, en este la población también sea solidaria.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *