Las cuatro playas que bien merecen volar a Lisboa

Portugal es, cada vez más, uno de los destinos elegidos por los europeos que quieren encontrar la belleza de playas no tan transitadas por el turismo como las del resto del litoral, en este caso, Mediterráneo.

Las aguas atlánticas empiezan a ser un reclamo turístico. Tanto que las aerolíneas van, año tras año, reforzando las conexiones estivales con los principales aeropuertos portugueses, que ven cómo Europa vuelve a apostar por su territorio para pasar los meses de más calor a la sombra de una gastronomía, historia y belleza que está conquistando nuevamente la inversión internacional.

Según las opiniones de Travelgenio, hay varias playas que bien podrían justificar embarcarse en un vuelo a la capital portuguesa.

La primera de ellas es Cascais, un rincón perfecto para los amantes de las olas y de los deportes de agua.

Conectada con las playas de Estoril gracias a un increíble Paseo Marítimo en el que no solo pasear sino degustar la mejor de las gastronomías portuguesas, ambos destinos de costa son perfectos para quienes buscan playas casi paradisíacas sin tanta gente como las del Algarve.

La Praia da Rainha, la Praia da Conceição y la Praia da Duquesa son tres de las que encontrarás en este destino litoral, que sirvieron de referencia hace años también a una clase noble que buscó en Portugal su lugar de descanso.

La Playa de Guincho, situada unos kilómetros más allá de la localidad de Cascais es el destino de los mejores surferos de la costa portuguesa. Los vientos, las olas y su belleza salvaje la ha convertido en referente de los deportes de agua, aunque lo cierto es que no es la más recomendada para bañarse precisamente por las características que se acaban de comentar.

Poniendo rumbo al sur, la Costa da Caparica es una de la más transitada no solo por el turismo sino por los propios portugueses. Por algo será. La arena fina, la forma de disfrutar de los chiringuitos de playa y la tranquilidad de sus aguas – teniendo en cuenta que son Atlánticas y que no son mansas del todo – hacen de este litoral uno de los más llamativos desde la capital lisboeta.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *