Harry Potter vistió de gala Oporto

Si hay una saga literaria que siempre ha llevado consigo un marketing de altura, esa ha sido la de J.K Rowling. Millones son los libros que ha conseguido vender en todo el mundo que cuentan las aventuras de un pequeño mago llamado Harry Potter y sus amigos en Hogwarts, aprendiendo todos los trucos y consiguiendo superar algunas de las pruebas más increíbles y los retos que se les ponían por delante.

Aunque esta profesora de inglés pensara en Harry para los niños, lo cierto es que ese estilo de literatura ha conquistado a todo el planeta, independientemente de su edad, vendiendo más de 145 millones de copias en diferentes idiomas.

Su vínculo con Oporto es único. Era en el Café Majestic donde muchos días, durante su vida en la capital del norte de Portugal, se inspiró para dar forma a alguna de las novelas que cambiaron, para siempre, la forma de entender la literatura infantil.

J.K. Rowling llegó a Oporto temporalmente, pero acabó viviendo allí varios años. Parece por tanto que su vínculo no podía dejarse pasar por alto para el nuevo lanzamiento del octavo volumen de la saga: Harry Potter y el legado maldito.

La Librería Lello es, sin lugar a dudas, un lugar de peregrinaje para los fans de esta saga, que ha visto cómo cada vez llegan más turistas buscando, entre sus libros y escaleras, el espíritu del propio Potter. Y ha sido el escenario del lanzamiento, con una primera tirada de unos 6000 ejemplares para tantear el mercado que, estamos seguros que acabará volviendo a marcar récords.

La forma en la que la autora siempre ha ido dando un halo de misterio a los lanzamientos, la ayuda de las editoriales que ponían su grano de arena y unas campañas de marketing sin precedentes en la literatura infantil (luego las hemos visto en otro tipo de literatura como la de Cincuenta Sombras de Grey), han terminado de encumbrar una saga que, de otra manera, habría pasado más desapercibida. O no. Porque la leyenda de Potter traspasa fronteras.

También su política de merchandising fue única, llegando a crear una expectativa sin precedentes que volvía locos a pequeños y mayores por hacerse con los artículos que llevaran los emblemas de las distintas escuelas y personajes de Hogwards.

Sólo hay que ver cómo el teatro londinense donde se representa la obra ha colgado el cartel de vendido hasta finales de 2017, algo que a los productores les ha llegado a pensar incluso en dar el salto a Broadway en forma de musical para triunfar también allende los mares.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *